La conexión Mente/cuerpo

Eso que se sabe y no se conoce

Una persona sana, en unas condiciones de vida estable, de repente enferma. Lo usual es que la causa no sea genética, infecciosa o ambiental. Sin embargo, la elección primera suele ser acudir al médico, como si la enfermedad nos viniera “desde fuera”, sin tener nosotros “ni culpa ni responsabilidad”.

Es tan habitual como sorprendente, aunque comprensible, la desconexión Mente/cuerpo. Lo normal es que la vida mental vaya por un lado, y el cuerpo por otro, como si nada tuvieran que ver; a pesar de que sepamos, a nivel racional, de la íntima conexión entre el Sistema Nervioso Central y el Periférico. Asombroso es que la vida emocional, por más que se repitan situaciones, actitudes y vivencias en relación con ciertos síntomas y trastornos, se desarrolle, a nivel consciente, en paralelo al estado corporal. 

Una razón importante para explicar que lo obvio pueda ser “desconocido” es que la causa misma de los estados emocionales, que van a incidir sobre el cuerpo, son inconscientes en algún sentido. Así, la falta de conciencia mental condicionará una influencia sobre zonas involuntarias de nuestro cuerpo (típico es el caso del Sistema digestivo, controlado por el Sistema Nervioso Entérico).

Los Trastornos somatoformes se producen por razones mentales inconscientes: así se da el Trastorno por somatización (dolores físicos, como el de espalda, por ejemplo), y el Trastorno de conversión (alteración de una función corporal, como sordera, por ejemplo). Se somatiza debido a una falta de conciencia sobre alguna realidad emocional.

Es clásica la distinción de 3 tipos de Personalidad asociadas con ciertas enfermedades

  • Tipo A (hipertensión, trastornos cardíacos)

  • Tipo C (reumatismo, infecciones, alergia, enfermedades de piel, cáncer)

  • Tipo D (angustia, ansiedad, depresión)

La Personalidad tipo B se considera óptima para estar bien de salud

¿Qué decir de las infecciones? ¿Es cierto que los microorganismos son los causantes de las enfermedades?

¿Por qué “forzar” una relación causal donde sólo hay relación correlacional? Quiero decir con ésto que una cosa es que los virus, bacterias, hongos o protozoos estén presentes en una enfermedad, y otra es que la causen. Lo común es que sólo medien, situándose entre Mente y cuerpo; cuando emocionalmente estamos vulnerables, los microrganismos proliferan. Un ejemplo es la bacteria Helicobacter pylori en el caso de las úlceras gastroduodenales.

Sólo hay una forma de salir del “Circuito médico”, y es la integración psicosomática. Por regla general, una Mente sana dispondrá de un cuerpo sano.