Trastornos respiratorios
Estudio del retrato del Papa Inocencio X de Velázquez (Francis Bacon).jpg

   "Estudio del retrato del Papa Inocencio X de Velázquez” (1953), de Francis Bacon (Dublín, 1909 – Madrid, 1992), es una de las más de 40 versiones que hizo el genial pintor anglo-irlandés de un famoso cuadro de Velázquez: "Retrato de Inocencio X" (1650)

   "Es uno de los más grandes retratos que se han pintado y terminó por obsesionarme" (Francis Bacon, en referencia al cuadro de Velázquez)

   Francis Bacon padecía de asma crónica (paliada con morfina en las crisis), que le impidió acudir al colegio regularmente, a los 16 años su padre lo echó de casa por su homosexualidad, en 1964 empezó una tormentosa relación con George Dyer (tras sorprenderle robando en su taller), que se suicidaría en 1971 con barbitúricos... Ateo, homosexual, sadomasoquista, jugador, alcohólico, atormentado..., y genial.

   ¿A quién representa ésta asfixiada y angustiada figura?


Asma (asma bronquial)


   Es un trastorno respiratorio caracterizado por crisis de asma recurrentes, que son una reacción de hipersensibilidad ante determinados desencadenantes, como puedan ser un ambiente frío, húmedo o alergénico, el ejercicio físico, el polvo, el humo de los cigarrillos, o el estrés emocional.

   Físicamente, una crisis de asma es un estrechamiento del árbol bronquial:

   - La musculatura lisa de los bronquios se contrae

   - Se produce una inflamación de la mucosa de los bronquios, que hace que ésta    ensanche al aumentar la mucosidad

 

 

 

Síntomas (crisis de asma)


  
- Falta de aire y dificultad para respirar (disnea)

   - Frecuencia respiratoria acelerada (taquipnea), o acelerada y superficial (polipnea)

   - Respiración sibilante (en forma de silbidos)

   - Opresión en el pecho

   - Habitualmente tos y secreciones mucosas


  
Algunas veces el único síntoma es una tos crónica, especialmente por la noche, o quedarse sin aliento durante más tiempo que una persona normal, después de hacer ejercicio. En general son crisis de corta duración, aunque puede haber periodos con ataques asmáticos diarios que pueden durar varias semanas. En una crisis severa, las vías respiratorias pueden cerrarse tanto que los órganos vitales no reciben suficiente oxígeno, lo cual puede provocar la muerte.

   Los síntomas del asma pueden ser controlados con broncodilatadores (nebulizadores) En situaciones de crisis asmáticas graves, donde la persona no sea capaz de inhalar eficazmente la medicación, puede hacerse necesaria la administración de oxígeno (oxigenoterapia), o de fármacos, por via subcutánea (terbutalina), o intravenosa (salbutamol o sulfato de magnesio)

 

Tipos de asma


   
Asma extrínseco

   Su causa física es una reacción inmunitaria de un anticuerpo, la inmunoglobulina E (IgE), desencadenada por un antígeno, dando lugar a la liberación de sustancias responsables de la reacción bronquial. Se desarrolla sobre todo en niños que tienen antecedentes alérgicos (rinitis, urticaria y eccema)


  
Asma intrínseco (idiosincrásico)

   No relacionado con la IgE. Se presenta sobre todo en personas mayores de 40 años, sin antecedentes alérgicos. Se desencadena a raíz de una infección viral, ingesta de fármacos antiinflamatorios (Ácido acetilsalicílico o AAS, indometacina) o contaminantes ambientales.


   El componente hereditario del asma se supone en base a antecedentes familiares de rinitis, urticaria y eccema, por ejemplo. Sin embargo, muchos asmáticos no tienen estos antecedentes.


Factores psicosociales
 que predisponen al asma en niños


   En niños se ha demostrado que la aparición de un ataque de asma está relacionado con situaciones de estrés emocional, sobre todo aquellas donde el niño siente la pérdida de la madre o experimenta miedo por la separación de ella.

   - Hospitalización

   - Nacimiento de un hermano, frente al que el niño desarrolla un sentimiento de celos

   - Ambiente familiar desestructurado o inestable: un importante porcentaje de casos mejoran si son separados del ambiente familiar, y también si se desarrolla en estos niños una mayor capacidad para afrontar situaciones conflictivas (resistiéndose sin embargo al tratamiento farmacológico)

   - Asma del fin de semana (Bustos y Bracamonte, 1981): se observa en niños cuyo padre está presente en casa sólo los fines de semana, favoreciéndose, en este periodo, las situaciones conflictivas, que darían lugar a los ataques de asma

   - Pérdida de alguna figura familiar representativa


   Un gran número de niños con asma presentan una necesidad exagerada de ser protegidos, desarrollando actitudes de dependencia frente a la madre, junto a un temor desproporcionado a separarse de la figura materna. Es habitual la sobreprotección por parte de los padres y profesores, que, junto a las frecuentes hospitalizaciones, explican una parte del frecuente fracaso escolar, y la inadaptación al entorno, de estos niños.

   El asmático, sea niño o adulto, se debate, de forma inconsciente, entre el miedo primario a no ser querido, a ser abandonado, que sólo se expresa corporalmente (puesto que siente también que no debe exteriorizar su necesidad de afecto, o que no sirve de nada hacerlo), y la ganancia secundaria de la atención que recibe por esta expresión corporal en forma de ataques o alteraciones asmáticas.

   El carácter psicosomático del asma hace del todo necesaria la psicoterapia, que puede ser familiar en el caso de un niño, o individual en el caso del adulto.


   El asma bronquial es una enfermedad frecuente, que se da en todo el mundo, aunque varía mucho de un pais a otro, siendo más frecuente en los paises industrializados (debido a la contaminación ambiental y sus consecuencias)

   Afecta alrededor del 3 al 7% de la población adulta (en España se da en un 6%), siendo más frecuente en la infancia (10% en España) En la niñez se da dos veces más en niños que en niñas, en la adolescencia se da en la misma proporción en los dos sexos, y en la edad adulta la relación se invierte y es más frecuente en mujeres.


Enfermedad pulmonar obstructiva crónica


   La EPOC es un grupo de enfermedades pulmonares que tienen en común una obstrucción crónica e irreversible del flujo aéreo. Las dos más frecuentes son la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar.

   La causa principal, con diferencia, es el tabaquismo, que contribuye al 95% de los casos. El hecho de que sólo un 20% de los fumadores desarrollen una EPOC hace pensar en una clara influencia genética que explicaría la susceptibilidad individual. Sin embargo, el famoso estudio epidemiológico de Framingham (nombre de una ciudad de Massachusetts, EE. UU., donde se inició en 1948 este estudio permanente sobre la salud, con la incorporación de 5209 personas, y que se extiende hasta la actualidad) sugiere que, en la población general, los factores genéticos contribuyen muy poco a la pérdida de la función pulmonar...

   Un factor genético establecido de la EPOC es la deficiencia de alfa1-antitripsina (α1-AT), una enzima (proteina) que se sintetiza en el hígado, y que protege los pulmones al inhibir las proteasas (sustancias producidas por los glóbulos blancos ante la presencia de infección o inflamación), sin embargo esta deficiencia se da en menos del 1% de los casos...

   Por este motivo se habla de una determinación multifactorial que incluye, aparte del tabaco, tanto elementos ambientales como una susceptibilidad genética individual.

   Entre los factores ambientales está la contaminación atmosférica, sobre todo por dióxido de azufre, la exposición laboral al polvo de carbón, sílex o cuarzo, a vapores de isocianato y disolventes, a vapores de soldadura, o la exposición al cadmio; éstos dos últimos se relacionan con el enfisema pulmonar.


   El hecho de que la EPOC sea una respuesta acumulada, a lo largo del tiempo, a la inhalación de diferentes contaminantes, hace del envejecimiento poblacional un factor que incide en la prevalencia.

   La prevalencia mundial de la EPOC se sitúa en alrededor de un 10%, y es más frecuente en hombres que en mujeres, dado el mayor consumo de tabaco en hombres.

   En España se da en el 9% de la población (14% en hombres y 4% en mujeres)


Bronquitis crónica


   Es una inflamación de los bronquios, con producción excesiva de mucosidad, que estrecha y obstruye las vías respiratorias, reduciendo el flujo de aire que entra y sale de los pulmones.


Síntomas


   - Tos y expectoración (que puede tener rastros de sangre) en la mayor parte de los días durante 3 meses al año, en al menos 2 años consecutivos

   - Insuficiencia respiratoria que empeora con el esfuerzo o la actividad moderada

   - Infecciones respiratorias frecuentes

   - Sibilancias

   - Fatiga (astenia)

   - Hinchazón de tobillos, pies y piernas que afecta a ambos lados, debido a edema (acumulación de líquido en el espacio intercelular)

   - Dolores de cabeza

   - Sobrepeso frecuente

   - Cor pulmonale frecuente (Insuficiencia cardíaca derecha, por hipertrofia del ventrículo derecho del corazón, y dilatación en los casos agudos, consecuencia de un exceso de presión en el ventrículo, debido a hipertensión pulmonar)

   - Disminución leve de la difusión (eliminación) de dióxido de carbono


   La bronquitis crónica no se cura. El objetivo del tratamiento es reducir los síntomas, evitar el empeoramiento, y prevenir complicaciones con trastornos asociados (bronquitis aguda, neumonía, sobrepeso, cor pulmonale, arritmia cardíaca, enfisema)

   Es indispensable suspender el consumo de tabaco y la exposición a los contaminantes ambientales relacionados con el trastorno.

   Es habitual el uso de broncodilatadores (nebulizadores) que ensanchan las vías respiratorias y disminuyen la inflamación. En personas con bronquitis grave pueden hacerse necesarios los corticoides, o la oxigenoterapia. En los casos más severos puede no haber mejor alternativa que un trasplante de pulmón...


   Se da en un 5% de la población, siendo más frecuente en mujeres y personas mayores de 45 años.


Enfisema pulmonar


   Es una enfermedad crónica caracterizada por la destrucción de las paredes de los alveolos (sacos de aire, situados al final del árbol bronquial, en los que tiene lugar el intercambio gaseoso entre el aire inspirado y la sangre), por dilatación excesiva, y la destrucción de capilares que llevan sangre al alveolo. El resultado es el colapso de las pequeñas vías aéreas durante la respiración conduciendo a una obstrucción respiratoria y a una retención de aire en los pulmones. Como consecuencia, el cuerpo no recibe el oxígeno que necesita.


Síntomas


   - Falta de aire (disnea), que en un enfisema inicial se siente sólo con el ejercicio, mientras que en el enfisema avanzado se siente incluso en reposo

   - Producción continua de mocos o flemas

   - Fatiga (astenia)

   - Edema

   - Falta de apetito (el comer se vuelve una lucha porque requiere de una mayor respiración)

   - Pérdida de peso, ocasionada por la falta de interés para comer

   - Ansiedad

   - Muy baja capacidad de difusión de dióxido de carbono

   - Neumotórax (acumulación de aire en la cavidad pleural, en el espacio entre los pulmones y el tórax, que impide que los pulmones se relajen y se llenen por completo), que da un tórax hinchado, en forma de tonel

   - Tos leve pero constante, con escasa expectoración

   - Sibilancias poco frecuentes


   El enfisema pulmonar es irreversible, y el tratamiento es similar al de la bronquitis crónica, siendo prioritario el abandono del consumo de tabaco para frenar el progreso del deterioro.

   Se da en un 5% de la población, es mucho más frecuente en hombres que en mujeres, y se da con más frecuencia a partir de los 40 años.


Psicodinamia del tabaquismo


   Quizás se pregunten, algunos, qué tienen que ver enfermedades cuya causa es tan "mecánica" como el consumo de tabaco, con una sección sobre Psicosomática..., mientras que otros no se han llegado a perder en la maraña de deterioros físicos, contaminantes y síntomas, y han pensado que he hecho una demasiado escueta alusión al tabaco...

    Porque la pregunta es ésta: ¿qué lleva a una persona a contaminarse a sí misma, de una forma lenta, constante, segura y, en muchos casos, irreversible, a lo largo de su vida?, ¿cual es su actitud mental?, ¿cuales son las necesidades que ésta persona satisface con el consumo de cigarrillos?

   Quizás, el no tener suficientemente presente la motivación psicológica que subyace al consumo de tabaco, esté directamente relacionado con su escandalosa prevalencia en todo el mundo, unida a su consideración de droga "social y legal" (igual que el alcohol) Ver Las Drogas sociales

   Ya saben ustedes, suele ser más motivo de cuestionamiento, o de crítica, lo que es "anormal" estadísticamente, que lo que es "normal", independientemente de su bondad, justicia, conveniencia, coherencia, verdad o ética intrínseca.

   El fumador tendría que tener en cuenta en qué medida el sentimiento de satisfacción que le aporta el fumar, es un sustituto del amor, la aprobación, o el reconocimiento de los demás que él necesita (que puede ser mucho mayor de lo normal) En qué medida está sustituyendo la satisfacción de sus necesidades emocionales (llenar su vacío emocional interior) por la satisfacción psicofísica que le proporciona la inhalación del humo del cigarrillo (que llena su cuerpo vacío y hambriento de afecto)

   La actitud de un niño recien nacido, al que la madre le acaba de dar el pecho, asemeja la tranquilidad que le reporta a un fumador aplacar su ansia de humo y nicotina. El niño se queda como "drogado" con la leche materna, su inquietud y su llanto, desaparecen y siente una absoluta quietud; se siente colmado de leche y de afecto a la vez.

   El fumador tendría que valorar en qué medida "llenarse de humo" es un sucedáneo de "llenarse de amor", en el mismo sentido que la nicotina pueda ser un sustituto de la leche.

   Un hombre con enfisema pulmonar puede tener un aspecto corpulento, sanísimo a primera vista, y puede mostrar una gran confianza en sí mismo. Puede presentar una fachada de autosuficiencia despreocupada mientras fuma, como si dijera: "Tengo mi cigarrillo, no te necesito a ti ni a nadie". Sin embargo, ha perdido la elasticidad pulmonar, a lo largo del tiempo su rigidez de carácter ha configurado un cuerpo rígido, incapaz de cumplir con su función natural.

   "El hombre es, al nacer, blando y débil. Al morir, duro y rígido. Las plantas son, mientras viven, blandas y delicadas. Al morir, secas y quebradizas.
   Lo duro y rígido es compañero de la muerte. Lo blando y débil es compañero de la vida. Lo duro y rígido está abajo. Lo blando y débil, arriba" (Tao Te King, Lao-tsé)

   La rigidez de carácter del hombre con enfisema puede suponer que niegue sus propias necesidades de afecto (eso son cosas de mujeres) Puede ser que quiera mucho más de lo que recibe ahora, que puede ser, quizás, mucho más de lo que tiene derecho a recibir...

   El exceso o la carencia de afecto familiar, en los primeros años de vida, predispone al desarrollo del tipo de personalidad que desarrollará un enfisema, y, en general, una EPOC.

   La dificultad para dejar de fumar puede radicar en necesidades emocionales no satisfechas, de las que no se es consciente, y que provienen de la infancia. De ahí la importancia que pueda tener un proceso de autodescubrimiento en una Psicoterapia Online o Presencial.

 

Última actualización el Jueves, 30 de Mayo de 2013 10:36
 
Psicoterapia Online: Todo es Mente, Powered by Joomla! and designed by SiteGround Joomla Templates