Utilizamos Cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestra página web aceptas nuestras cookies.

Para más información, o para conocer cómo cambiar la configuración, vea nuestra Política de Cookies. Saber más

Acepto

Presentación

José Miguel Martín Vázquez

Me llamo José Miguel Martín Vázquez, Licenciado en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid en 1990 (Título). Me formé, como Psicoterapeuta, en las principales orientaciones de la Psicoterapia:

Cognitivo-Conductual (U.A.M. y Centro de Psicología Bertrand Russell - donde fueron profesores míos Francisco Bas y Verania Andrés -)
Psicoanálisis (Postgrado de 3 años en el Centro de Psicología Elipsis, impartido por Hugo Bleichmar y Emilce Dio Bleichmar)
Psicoterapia Psicoanalítica (Centro Psicopedagógico Psias, donde realicé un curso anual de Psicoterapia Breve, impartido por Roberto Longhi)
Psicoterapia Gestáltica (Postgrado de 2 años en el Instituto de Interacción y Dinámica Personal, impartido por José Antonio García Monge y José María Burdiel)
Psicoterapia Rogeriana (Postgrado de 2 años en el Instituto de Interacción y Dinámica Personal, impartido por Javier Ortigosa)

Realicé los Cursos de Doctorado siguientes, también en la Universidad Autónoma de Madrid, como parte de mi formación en Psicología Clínica:

La herencia en Psicología Clínica (2 créditos, impartido por Gregorio Gómez Jarabo)
Fenomenología de la experiencia emocional (3 créditos, impartido por Carmelo Monedero y José Luis Zaccagnini)
Psicosis y terapias familiares (3 créditos, impartido por José María Poveda)
Teoría general de la Psicoterapia de Grupo (3 créditos, impartido por Juan Carlos Azcárate y Eduardo Paolini)
Sueño normal y patológico (1 crédito, impartido por Antonio Vela)
Fenomenología del conocimiento y sus alteraciones (2 créditos, impartido por Carmelo Monedero y José Luis Zaccagnini)
Psicopatología evolutiva (2 créditos, impartido por Carmelo Monedero)
Intervención en crisis (3 créditos, impartido por José María Poveda)
Psicoterapia fenomenológica (1 crédito, impartido por Carmelo Monedero)
Problemas de Psicoterapia (2 créditos, impartido por Armando Bauleo)
Psicoterapia grupal breve (3 créditos, impartido por Juan Carlos Azcárate y Eduardo Paolini)
Introducción a la Psicoterapia dinámica breve individual (1 crédito, impartido por Bartolomé Freire)

En la Asociación Española de Sexología Clínica, a lo largo de 2 años, realicé la especialidad de Terapeuta Sexual, siendo el director del curso el presidente de la A.E.S.C. José Díaz Morfa.

Los años de la Licenciatura, y los dos siguientes, fueron para mí mucho más que ir aprobando asignaturas, puesto que siempre tuve claro que uno no aprende Psicología por el sólo hecho de hacer la carrera. Mi primera decisión había sido irme de Sevilla y matricularme en la Autónoma de Madrid, donde consideraba que iba a recibir una formación más completa. Tanto la experiencia de vivir en una ciudad nueva, como el exigente nivel de una facultad muy científica (que no concordaba exactamente con mis expectativas acerca de la Psicología), así como mis propias exigencias, propiciaron una formación a todos los niveles. Tenía el mismo sentido mi práctica diaria de hatha yoga, a las 6 y media de la mañana, que dar clases como monitor de yoga, representar a los alumnos con ocasión de la elección de Decano, ser delegado de curso, dar una clase sobre “Las reglas del método sociológico” de Durkheim, o correr la Maratón de Madrid. Yo trataba de evolucionar lo más rápidamente posible.

A lo largo del segundo año de carrera empecé mi formación complementaria en centros privados: “Psicoterapia breve, de apoyo y de emergencia”, que suponía un importante contacto con la Psicoterapia Psicoanalítica (con características propias, diferentes al Psicoanálisis clásico).

Hacia el principio del tercer año asisto a un curso intensivo sobre "Terapia cognitivo-conductual de la depresión", en el Centro de Psicología Bertrand Russell. En éste tercer año de carrera tuve mi asignatura favorita, Psicología Social, donde se estudiaban cosas tan interesantes como la conformidad, la obediencia, la influencia minoritaria, las actitudes, las relaciones íntimas, los procesos grupales, las atribuciones, las creencias y prejuicios, o el lenguaje no verbal.

Durante éste curso empecé mi psicoterapia individual. Fue una Psicoterapia Psicoanalítica que se prolongó a lo largo de 3 años. Yo ya tenía la intención de hacer el curso de Psicoanálisis en el Centro Elipsis, de Hugo Bleichmar, siendo así que la psicoterapia personal me parecía imprescindible. Además, en cuarto curso de carrera tuve Psicología Dinámica, que fue la única asignatura de Psicoanálisis durante toda la licenciatura. Mi profesor, José Gutiérrez Terrazas, freudiano convencido, le dio un nivel muy duro a la asignatura, con conceptos totalmente nuevos para nosotros (en una Universidad donde lo que se valoraba más era lo experimental y el enfoque cognitivo-conductual). El primer parcial de Dinámica fue el único examen que suspendí durante toda la carrera. Entre la dificultad de la materia, y lo que tuve que profundizar en ella, el Psicoanálisis me empezó a apasionar. Era la teoría más extensa, más profunda, y más interesante, acerca de la mente humana, lejos de ratas, palomas, y E-R. Yo quería saber, saber lo máximo, para comprender cómo funciona la mente humana, por qué la gente hace lo que hace, por qué nos enamoramos, o por qué hay criminales.

También durante el cuarto curso colaboré en el Departamento de Psicología Básica, Social y Metodología. El director de la Beca-Colaboración que me concedieron ese año era José Miguel Fernández Dols, mi profesor de Psicología Social.

El quinto curso de la carrera lo completé con el comienzo de los 3 años de Psicoanálisis y la realización de unas prácticas de 3 meses en el Centro Bertrand Russell, donde fui Coterapeuta en un caso de "Ataques de Ansiedad". Tras la licenciatura hice la especialización en Psicoterapia Rogeriana y Gestáltica, a la vez que realizaba la especialidad de Terapeuta Sexual. Durante el primer año posterior a la licenciatura, mi formación me había llevado a una atracción clara hacia el enfoque fenomenológico, y a ver los límites de la Psicoterapia analítica. Lo recuerdo como asociado al final de mi psicoterapia personal.

En el año de la Expo vuelvo a Sevilla, donde me colegio y empiezo a ejercer, alternando mi dedicación a la Psicología con mi otra pasión, el Ajedrez. Conozco el apoyo psicológico por Internet desde septiembre del 2002, acumulando mucha experiencia que me va confirmando su utilidad y eficacia. En el año 2003 colaboro, como psicoterapeuta, con una asociación dedicada a la ayuda a personas con pocos recursos económicos, mayormente inmigrantes.

En diciembre de 2008 concibo la idea de Todo es Mente (leer en Inicio), desconociendo en ese momento el alcance social que habría de tener la Psicoterapia Online, pero convencido de su potencial eficacia a nivel general, y con la certeza íntima de ser un poderoso medio de sanación en mi experiencia psicoterapeútica.

Entiendo la Psicología como un área del conocimiento humano que tiene una influencia enorme en la vida de las personas, que “impregna” toda la vida social. Los conocimientos psicológicos son los que se pueden utilizar para comprenderse a sí mismo y a los demás, así como para desarrollar nuestras capacidades (autorrealización). Es desde ésta perspectiva vivencial desde la que le ofrezco mis servicios.