Utilizamos Cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestra página web aceptas nuestras cookies.

Para más información, o para conocer cómo cambiar la configuración, vea nuestra Política de Cookies. Saber más

Acepto

Plantas medicinales

Árbol de mariposas (Josephine Wall)

Son plantas que contienen principios activos (sustancias responsables de una acción farmacológica) en alguna de sus partes (raiz, tallo, hojas, flores, frutos o semillas), que se utilizan con una finalidad terapéutica (las partes mismas, extractos, o los principios activos aislados).

Las partes de la planta que contienen los principios activos se llaman “drogas vegetales”. No confundir con “drogas naturales”, ya que el significado de “droga” en Fitoterapia (herbolaria) no corresponde al habitual (ver definición en Las Drogas sociales).

Stevia (dulce hoja, hierba dulce)

Es una planta originaria de Paraguay y Brasil, conocida por los indígenas guaraníes y del Mato Grosso desde tiempos ancestrales. Su dulzor es muy superior al del azúcar común: 30 veces más intenso en hojas (como té en bolsitas, o en polvo; nos la podemos plantar en casa y consumir la hoja verde como ensalada), 70 veces más intenso en solución acuosa concentrada (muy práctico, ya que con 2 gotitas en la infusión es suficiente), 300 veces más intenso en concentrado de esteviósido (principio activo, que suele presentarse en forma de polvo blanco o comprimidos; en este caso no tenemos el beneficio añadido del resto de propiedades medicinales de la stevia), y 400 veces más intenso en concentrado de rebaudiósido A (principio activo). No tiene calorías (el azúcar común tiene 400 kcal por cada 100 gr), y no tiene ninguna contraindicación como tiene el azúcar, o edulcarantes como la sacarina y el espartamo.

Tiene multitud de propiedades beneficiosas para la salud: regula el nivel de insulina y glucosa sanguínea (hipoglucemiante ideal para diabéticos, incluso como tratamiento; también hay dulces elaborados con stevia), favorece la circulación (limpia el sistema circulatorio, es útil en el tratamiento de accidentes cerebrovasculares), regula la presión arterial (hipotensor, vasodilatador), es un potente diurético, mejora las funciones gastrointestinales (digestivo, antiácido), es laxante, es útil en dietas de adelgazamiento y tratamiento de la obesidad (facilita la absorción de grasas, reduce la apetencia por tomar dulces y la ansiedad por comer), ayuda en la desintoxicación del tabaco y del alcohol (el té de stevia reduce el deseo de su consumo), previene e inhibe la reproducción de bacterias y organismos infecciosos (mejora la resistencia frente a resfriados y gripes, actividad antibiótica, en especial con las bacterias que atacan las mucosas bucales y los hongos que dan origen a la vaginitis en las mujeres), es útil en la hepatitis crónica, dolencias de páncreas y bazo, contrarresta la fatiga, es un potente antioxidante (antienvejecimiento, 6 veces más antioxidante que el te verde).

Se utiliza también como cosmético (como mascarilla facial produce un estiramiento y suavización de la piel, tensa las arrugas y ayuda en la cura de varios problemas de la piel, entre ellos el acné, la seborrea, la dermatitis y el eczema; también hay cremas y spray para la cara, rejuvenecedores), gel de baño, dentífrico (actúa contra la formación de caries).

En Japón constituye el 40% del mercado de edulcorantes (tanto las hojas secas, como el extracto, como los steviósidos aislados se emplean como sustituto natural del ciclamato y la sacarina). Se emplea además en otros lugares de Asia, en la zona del Río de la Plata (frontera natural entre Argentina y Uruguay), en Paraguay, Brasil, México, y en Israel.

En Estados Unidos se había prohibido su consumo en 1991 en base a un controvertido fallo de la FDA (Administración de Alimentos y Fármacos de EE.UU), viciado de oscuros intereses comerciales. Sin embargo, en 1995 se revirtió esa medida, y desde entonces se comercializa como suplemento alimentario natural. También está disponible en Canadá como un suplemento dietético.

En Europa, el uso de la stevia en productos alimentarios está prohibido, por encontrarse toxicológicamente no aceptable (seguro que se les “olvidó” analizar el azúcar común...). A pesar de esto, numerosas instituciones luchan actualmente por su reconocimiento legal, atendiendo a sus probados beneficios para la salud humana.


Espasmolíticos
(reducen el dolor abdominal)

Manzanilla

Es un relajante muscular, antiespasmódico, estimulante de los procesos digestivos, con acción carminativa, antimicrobiana, antiinflamatoria, con un efecto general sedante del SN, y tonificante en su uso externo.

Está indicada en contracturas musculares, dolores abdominales (cólicos), dolores menstruales, náuseas, vómitos, digestiones lentas, meteorismo, gastritis, úlcera gastroduodenal, dolores reumáticos, ansiedad e insomnio. En su uso externo, se utiliza en alergias, irritaciones, quemaduras solares, e irritación de ojos.

Se emplea en dietas de adelgazamiento: facilita la absorción de nutrientes, tiene muy pocas calorías y reduce la ansiedad.

Hierbabuena (Menta verde)

Tiene propiedades antiespasmódicas, estimula los procesos digestivos, estimula la vesícula biliar (producción de bilis), es un excelente carminativo, es antiinflamatoria, sedante, y aplicada externamente es antiséptica y analgésica.

Está indicada en dolores abdominales (cólicos), menstruaciones dolorosas, o tratamiento de indigestiones. En su uso externo, es muy utilizada para disminuir el dolor de una contusión o herida, además de mejorar la circulación sanguínea y prevenir infecciones.


Laxantes

Linaza (semilla del Lino)

Es un excelente emoliente (lubrica el conducto digestivo y reblandece las heces acumuladas en el intestino) y laxante natural (indicado en el estreñimiento crónico), reduce también el dolor abdominal y la distensión, regenera la flora intestinal, regulando los procesos de putrefacción y fermentación (en caso de descomposición intestinal, las heces pierden su olor pútrido), es antiinflamatorio. Está muy indicado para el Síndrome del intestino irritable.

Otras indicaciones: gastritis, duodenitis, úlcera gastroduodenal, enteritis (inflamación del intestino delgado), diverticulitis (inflamación en la pared intestinal, formando bolsas - divertículos - en forma de dedos pulgares), inflamación de las vías respiratorias (bronquitis) y de las urinarias (cistitis - inflamación aguda o crónica de la vejiga urinaria, con infección o sin ella -), dolor menstrual.

El aceite de linaza se utiliza como suavizante de la piel en caso de piel reseca, inflamaciones cutáneas dolorosas, quemaduras leves, eccemas y dermatosis en general.

Como alimento es excelente: tiene sales minerales y lípidos de elevado valor biológico (ácidos grasos esenciales insaturados), un elevado contenido en proteínas y escaso porcentaje de glúcidos (se recomienda para diabéticos).

Plantago ovata (Ispágula, Psyllium, Psilio)

Está muy indicado para el Síndrome del intestino irritable, especialmente el SII-C. La fibra de cáscara de psyllium es muy efectiva para regular el funcionamiento intestinal: en contacto con el agua, sus mucílagos (un tipo de fibra vegetal soluble de naturaleza viscosa, coagulable al alcohol) forman un gel viscoso que incrementa el volumen de las heces y las reblandece, promueve el peristaltismo, y limpia los intestinos gracias a su fibra soluble e insoluble. El efecto laxante se manifiesta después de las 24 horas de su administración. También tiene una acción antidiarreica.

Agar-agar (gelatina vegetal derivada de algas marinas)

Es un suave laxante, alternativo vegetal de las gelatinas de origen animal (elaboradas a partir de huesos); su capacidad espesante es hasta 8 veces mayor que las gelatinas animales.


Antidiarreicos

Algarroba (fruto del algarrobo, llamado el “árbol de la vida” en Colombia y Perú)

La harina de algarroba es antidiarreica (las algarrobas frescas son laxantes), tiene la propiedad de absorber las toxinas del conducto digestivo, y es astringente (sustancia que con su aplicación externa local retrae los tejidos y puede producir una acción cicatrizante, antiinflamatoria y antihemorrágica). En pediatría se utiliza en el tratamiento sintomático de diarreas (gastroenteritis) y vómitos del lactante y del niño.

Contiene gran cantidad de fibra soluble e insoluble (celulosa, hemicelulosa, pectina, lignina, glucomananos) y taninos (compuestos polifenólicos muy astringentes y de gusto amargo, con acción antiinflamatoria y antioxidante - eliminan los radicales libres -) condensados (20%, con gran importancia como antidiarreicos). Se produce con el desecado de las algarrobas (vainas que contienen una pulpa gomosa de sabor dulce y agradable que rodea las semillas). Resulta un sustituto perfecto para el chocolate.

De las semillas de algarroba se obtiene la goma garrofín, formada en un 90-95% por mucílagos. Tiene propiedades emolientes (protege las mucosas intestinales) y laxantes, favorece la absorción intestinal y regula el tránsito intestinal. Está indicada en estreñimiento, gastritis, úlceras gastroduodenales, hernia de hiato y dietas de adelgazamiento (en el estómago forma un gel viscoso que aumenta su volumen absorbiendo líquidos, proporcionando sensación de saciedad y quitando el apetito). Es hipolipemiante (reduce el colesterol) e hipoglucemiante. Se emplea como espesante y estabilizante (E410).

Ajedrea (Tomillo real)

Estimula el apetito, la digestión (aumenta la producción de jugos gastrointestinales), es antidiarreica (6% de taninos, que secan y desinflaman la mucosa intestinal), antiespasmódica (el aceite esencial de ajedrea presenta un efecto relajante del músculo liso), carminativa, antiviral, expectorante (ayuda a expulsar las mucosidades bronquiales), diurética y antioxidante. Se utiliza para tratar la gastroenteritis, náuseas, cistitis, cálculos renales, asma, desórdenes menstruales, y se afirma que potencia la sexualidad (sería eficaz para combatir ciertas clases de impotencia sexual y para la frigidez). No se recomienda a mujeres embarazadas.

En su uso externo es antiséptica, cicatrizante y antihemorrágica. Un ungüento de la planta se usa externamente para artritis. El aceite esencial es ingrediente en lociones para el cuero cabelludo en casos de incipiente calvicie.


Carminativos
(favorecen la expulsión de gases)

Anís verde

Ejerce una importante acción sobre el sistema digestivo: abre el apetito, tonifica el estómago, facilita las digestiones, es carminativo (reduce la distensión abdominal), depura los intestinos y elimina las náuseas y el mal aliento.

Tiene también una importante acción sobre las mucosidades respiratorias (favorece su fluidez, la regeneración de células y la eliminación de tóxicos), utilizándose como expectorante. Está indicado para la tos seca, resfriados, asma, bronquitis, y para personas que quieren dejar de fumar.

Hinojo

Es carminativo (el principal principio activo que le confiere las propiedades carminativas es el aceite esencial, rico en anetol y también en estragol), favorece la digestión, es laxante, diurético, en embarazadas disipa las náuseas y el mareo. El aceite esencial se utiliza en la industria alimentaria como saborizante y aromatizante.

En su uso externo, alivia la irritación de ojos y la conjuntivitis (inflamación de la conjuntiva, membrana mucosa transparente que tapiza el globo ocular, cubriendo la esclerótica - el blanco del ojo -, que se manifiesta en enrojecimiento, fotofobia y lagrimeo).

Alcaravea

Se emplea principalmente como antiflatulento (evita la formación de gases intestinales), favorece la digestión (estimula la secreción de jugos digestivos), es antiespasmódica y galactógena (estimula la producción de leche materna).


Ansiolíticos y somníferos

Amapola de California

Es sedante e hipnótica (induce somnolencia y sueño), espasmolítica, analgésica, antiinflamatoria, antitumoral, antibacteriana, antifúngica y antihipertensiva.

Está indicada contra la ansiedad, la taquicardia, el insomnio, los dolores de cabeza y la hipertensión (es un vasodilatador coronario - depresor cardiaco -).

Está contraindicada en el glaucoma, embarazo, lactancia, y en niños menores de diez años. Es incompatible con fármacos depresores (por ejemplo, benzodiacepinas), con antihistamínicos y con las bebidas alcohólicas (inhibe la enzima alcohol deshidrogenasa, que metaboliza o destruye el alcohol). El tratamiento debe ser discontínuo (intercalar períodos de reposo sin toma).

Melisa

Es un excelente remedio natural contra la ansiedad (sedante), sobre todo en casos de ataques de ansiedad puntuales, la taquicardia, dolores de cabeza por ansiedad, y también el insomnio (es ligeramente hipnótica).

Es antiespasmódica (dolores de cervicales y lumbares, dolores menstruales - también regula la menstruación -), estimula la digestión (favorece la asimilación de los alimentos), es carminativa, antihipertensiva, antiséptica, astringente (cicatrizante) y antiviral (baja la fiebre, es beneficiosa en enfermedades respiratorias).

No conviene combinar su consumo con excitantes como el café o el té.


Antidepresivos

Griffonia simplicifolia (de África Occidental - Costa de Marfil, Gana y Togo -)

Las semillas tienen un excepcional contenido en 5-HTP (5-hidroxitriptófano; cerca de un 12%), que es un derivado del triptófano (Trp; uno de los 8 aminoácidos esenciales para el adulto - aquellos que el organimo no puede sintetizar por sí mismo, y necesitan ser incorporados directamente a través de la dieta -), y precursor endógeno directo de la serotonina (5-hidroxitriptamina, o 5-HT). El 5-HTP es más potente y eficaz que el triptófano para producir serotonina, ya que, a diferencia del Trp (que también es precursor de la melatonina y de la vitamina B3 o niacina), se utiliza exclusivamente para la síntesis de la misma, y porque se ha evitado la intervención de la enzima triptófano hidroxilasa (que puede ser inhibida por factores como el estrés, resistencia a la insulina, o la deficiencia de vitamina B6 o de magnesio), necesitándose dosificaciones hasta 10 veces menores respecto al Trp.

El correlato bioquímico de la depresión es una deficiencia en la disponibilidad de serotonina para la transmisión sináptica neuronal, que induce irritabilidad, agresividad, impulsividad, ansiedad, tristeza, inestabilidad emocional, dolor de cabeza (por dilatación de los vasos sanguíneos), falta de deseo sexual, deseo de comer (especialmente carbohidratos simples; bulimia), insomnio y dependencia a drogas (todos ellos diversos estados asociados a depresión). Los niveles bajos de serotonina en personas con fibromialgia explican en parte el porqué de los dolores y los problemas para dormir. Los niveles altos de serotonina correlacionan con calma, paciencia, sociabilidad, adaptabilidad, control de uno mismo, humor estable, deseo sexual, placer sexual (después del orgasmo aumenta considerablemente la cantidad de serotonina en el cerebro, provocando un estado de placer y tranquilidad), saciedad, sueño reparador (más sueño REM) y rechazo a las drogas. Se conoce a la serotonina como la “hormona del bienestar”, y también como la “hormona del placer”.

La serotonina aumenta al atardecer por lo que induce al sueño y permanece elevada hasta el amanecer cuando comienza a descender. Los hombres producen hasta un 50% más de serotonina que las mujeres, por lo que éstas son más sensibles a los cambios en el nivel de serotonina.

El extracto de semillas de Griffonia se utiliza en el tratamiento de depresiones leves y moderadas, en los trastornos depresivos estacionales (en otoño e invierno disminuye la cantidad de serotonina debido a la falta de luz solar), en formas de depresión asociadas a ansiedad, en el tratamiento de los trastornos del sueño (a menudo en correlación con alteraciones del humor), y en el “hambre nerviosa”, a menudo vinculada a estados depresivos, y que se caracteriza por un deseo desenfrenado de carbohidratos, que lleva generalmente a un aumento de peso (la sensación de disminución del hambre hay que imputarla también a que la serotonina regula el apetito). Tradicionalmente estas semillas se consideran un afrodisíaco (estimulantes del deseo sexual). La incorporación en la dieta de 5-HTP regula en pocos días los niveles del neurotransmisor serotonina. Téngase en cuenta que no debe utilizarse durante el embarazo o la lactancia; en éste caso se puede considerar seguro el triptófano.

El triptófano está presente en alimentos ricos en proteínas, como los siguientes (recomendables): huevos, yogur, queso (especialmente el queso parmesano), cereales integrales (arroz integral, avena), dátiles, semillas de sésamo, lentejas, soja, garbanzos, guisantes, almendras, nueces, pipas de girasol, pipas de calabaza, cacahuetes, alga espirulina, cacao (tenemos aquí una razón bioquímica de que el chocolate sea adictivo; como también del muy generalizado gusto por el pérfido jamón, que contiene una gran cantidad de triptófano - ver Síndrome del intestino irritable/Causas/Alimentación/Grasas -) y plátanos.

Sin embargo, tengan en cuenta que, para sintetizar serotonina, el cuerpo necesita, además de triptófano, ácidos grasos omega 3, magnesio, vitamina B6 y zinc (todos aportados por la levadura de cerveza y la linaza - ver Laxantes -). Ver Suplementos dietéticos/Levadura de cerveza

Hipérico (Hierba de San Juan, Corazoncillo)

Tiene importantísimas propiedades antidepresivas, reconocidas oficialmente en el caso de depresiones leves y moderadas. Su efecto antidepresivo es igual o superior al de los antidepresivos farmacológicos, sin embargo no produce los graves efectos secundarios de éstos. Su acción se basa en la capacidad que tienen algunos de sus componentes (principalmente la hipericina) para inhibir los tipos A y B de la monoaminooxidasa (MAO). La consecuencia de esta inhibición se traduce en una elevación del nivel de serotonina manteniendo el estado de ánimo y la estabilidad emocional dentro de la normalidad. La única limitación es no tomar hipérico durante el embarazo o la lactancia.

Actualmente se usa de forma habitual también en el tratamiento de ansiedad (con un efecto positivo a largo plazo), del desorden afectivo estacional (beneficio similar al de la terapia de luz solar), insomnio (es ligeramente sedante, produce un incremento en el sueño profundo), hipersomnio, anorexia, retraso psicomotor, diarreas, gastritis, úlcera gastroduodenal, hemorroides o asma.

En su uso externo (aceite de hipérico), es un buen antiséptico, antiinflamatorio (en contusiones), vulnerario (que cura las heridas y llagas) y astringente (cicatrizante). Tienta tomar la propiedad de vulnerario y cicatrizante metafóricamente.

Su indicación para la depresión está reconocida por la Oficina Federal de Salud de Alemania, que aboga por la administración de preparaciones de la Hierba de San Juan para el tratamiento de depresiones leves a moderadas, no estando indicada en el tratamiento de depresiones severas (el Ministerio de Salud británico recomienda no suministrarla en caso de depresión mayor). En Alemania y Gran Bretaña se prescribe hoy como primera opción y el doble de veces que el Prozac, en depresiones leves y moderadas. Veremos más adelante que hay motivos para dejar estos “escrúpulos” a un lado, en beneficio de la salud general.

El Hipérico presenta un claro beneficio (también económico, pero en este caso para el consumidor), no deteriora las capacidades cognitivas (por ejemplo, la capacidad para conducir vehículos de motor), y supone un riesgo mínimo para la salud (a veces provoca una leve irritación estomacal y en casos muy raros fotosensibilidad).

Hay numerosos estudios científicos que justifican la inmediata sustitución de los antidepresivos por el Hipérico o Hierba de San Juan, pero se ocultan o ningunean, a la vez que se incrementan los beneficios de la industria farmaceútica, a costa de la salud de la población. Algunos expertos y las autoridades sanitarias británicas han alegado que no hay aún suficientes ensayos con esta planta para justificar esa sustitución, y que, además, habría que estudiar antes sus efectos en los menores de edad... (obviando el daño efectivamente demostrado de los fármacos).

En un estudio realizado en Alemania, el extracto de Hipérico fue más eficaz para reducir la depresión moderada que el placebo, y al menos tan eficaz como la Imipramina. La tasa de eventos adversos con el extracto de Hipérico estuvo en el rango del grupo placebo, pero fue inferior a la del grupo de la Imipramina (0,5, 0,6 y 1,2 eventos por paciente, respectivamente). El hipérico es seguro y mejora la calidad de vida (Michael Philipp, Ralf Kohnen y Karl-O Hiller, “Hypericum extract versus imipramine or placebo in patients with moderate depression”, British Medical Journal 11/12/1999).

Una reciente Revisión sistemática alemana*, acerca del uso de Hipérico en Depresión mayor, analizó 29 estudios, con 5489 pacientes en total, que incluían 18 comparaciones con placebo y 17 comparaciones con fármacos antidepresivos estándar (tricíclicos, como la Imipramina o “Tofranil”, tetracíclicos, como la Mirtazapina o “Remeron”, e inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina - ISRS -, como la Fluoxetina o “Prozac” - “pastilla de la felicidad” -, la Paroxetina o “Seroxat”, y el Escitalopram o “Cipralex”- “píldora de la timidez” -; afortunadamente, por razones existenciales, y tristemente, por razones de salud, las asociaciones con estados emocionales ideales son sólo falsos esloganes que evocan la dictadura perfecta de “Un mundo feliz” - Aldous Huxley -). Los autores concluyeron que las pruebas disponibles indican que los extractos de Hipérico utilizados en Depresión mayor:

1) Son superiores al placebo

2) Son igual de efectivos que los antidepresivos estándar

3) Tienen menos efectos secundarios (generalmente leves y poco frecuentes) que los fármacos antidepresivos: los pacientes que recibieron extractos de Hipérico abandonaron los estudios, debido a efectos adversos, con menor frecuencia que aquellos que recibieron antidepresivos convencionales (tasas de abandono un 76% menor que en los pacientes con tri/tetracíclicos y un 47% menor que respecto a ISRS).

El hecho de que los estudios provenientes de países de habla alemana (donde a menudo es prescrito por el médico; el Hipérico tiene una larga tradición de uso sobre todo en Alemania) informaran resultados más favorables al Hipérico dificulta precisar el alcance de los resultados, y complica la interpretación según los autores. Antes de esta revisión, estaba demostrada la eficacia del Hipérico en Depresión menor, pero se dudaba de su efectividad en casos de Depresión mayor.

*Referencia: Klaus Linde, Michael Berner y Levente Kriston; “St John's wort for major depression”, Revisión Sistemática Cochrane 2008, nº4, dentro de la Biblioteca Cochrane (publicación electrónica que se actualiza cada 3 meses y se distribuye por suscripción anual en CD, o a través de Internet; la Biblioteca Cochrane Plus es la versión en español y sólo se encuentra a través de Internet), que es el principal producto de la Colaboración Cochrane (Organización internacional, sin ánimo de lucro, que busca ayudar a quienes necesitan tomar decisiones bien informadas en atención sanitaria; prepara, actualiza, promueve y facilita el acceso a las revisiones sistemáticas sobre las intervenciones de la atención sanitaria).

Pero podríamos también, ante las escrupulosas dudas corporativistas, analizar el asunto desde una perspectiva más trascendente para la salud, centrándonos en acusar y poner en evidencia al “malo”, en vez de defender y tratar de demostrar las virtudes del “bueno”: ver Los Psicofármacos/Antidepresivos