Utilizamos Cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar nuestros servicios. Al navegar por nuestra página web aceptas nuestras cookies.

Para más información, o para conocer cómo cambiar la configuración, vea nuestra Política de Cookies. Saber más

Acepto

Ética y Moral

Sócrates

Ética (filosofía moral)

Parte de la filosofía que reflexiona sobre los distintos esquemas morales, con el fin de establecer principios universales acerca de la bondad o malicia de las acciones humanas, y hechos mentales relacionados. Una persona es ética si su mentalidad y comportamiento se ajusta a principios éticos; cuando percibe una incongruencia entre los principios éticos y sus referentes morales, estos principios son adoptados de forma consciente y reflexionada, por convicción propia, cuestionando y trascendiendo el contexto moral.

Se pueden considerar Principios éticos universales y atemporales, independientes de la persona: el Amor, la Verdad (la Honestidad u Honradez, la Sinceridad, la Lealtad - Fidelidad -, y la Autenticidad derivan de él), la Libertad (la Libertad de expresión deriva de él), la Paz, la Justicia (la Honestidad u Honradez y la Sinceridad derivan de él), la Dignidad (la Igualdad, el Respeto y la Tolerancia derivan de él), la Solidaridad (la Fraternidad tiene un alcance menor, y el Altruismo tiene el matiz del sacrificio personal), la Responsabilidad y el Diálogo.


Moral

Conjunto de principios, valores, creencias, normas y costumbres, acerca de la bondad o malicia de las acciones humanas y hechos mentales relacionados (por ejemplo, pecar de pensamiento), propias de una cultura, sociedad, organización (por ejemplo, la mafia), grupo, religión, o secta, que tienen la función de regular la conducta de sus miembros, son asimilados (se transmiten o imponen) a través de los padres, la educación o el adoctrinamiento, se instauran como propias en el psiquismo inconsciente individual, y cuyo incumplimiento supone algún tipo de castigo (físico o mental, presente o futuro).

El instinto gregario tiende a reproducir la moral, buscando la aceptación del grupo (entorno) y evitando su rechazo. Los experimentos de conformidad de Solomon Asch ejemplifican la presión grupal (social), produciendo comportamientos "morales".

Un ejemplo de persona inmoral (que se opone a la moral) sería el del pederasta. Fue famoso el asombroso y abominable caso del "Monstruo de Amstetten" (Austria): el electricista Josef Fritzl abusó sexualmente de su hija Elizabeth desde sus 11 años, y durante 24 años (desde sus 18 años) la mantuvo secuestrada en un zulo (1984-2008), llegando a tener 7 hijos, que presenciaban las continuas violaciones.

En el caso de una persona amoral (que carece de sentido moral), puede ser un ejemplo de referencia el torturador de la CIA Henry Harold, "H" (Samuel L. Jackson), en la película "Amenazados" (2010), que es una propuesta de reflexión acerca de si "El fin justifica los medios"; idea atribuida a Nicolás Maquiavelo (1469-1527, filósofo político italiano).

Los Principios morales (normas fundamentales de una determinada moral) también se llaman máximas, preceptos o mandamientos. Por ejemplo, es una máxima del Estoicismo "Vivir y obrar conforme a la razón y la naturaleza"; son preceptos los que componen el Pancha Shila (los cinco preceptos morales del Budismo); se habla de mandamientos en el caso del Decálogo o 10 mandamientos de la Iglesia Católica.

Los Valores morales serían ideales (aspiraciones, metas) que se basan en los principios, y son valorados positivamente por la persona, que al adoptarlos como suyos, condicionarán sus decisiones, conductas y hábitos (son "principios valorados"). Por ejemplo, el primer principio moral budista es "No matar o dañar a ningún ser vivo". Si uno valora este precepto, y lo hace suyo, la consecuencia práctica más coherente será ser vegano y ecologista (el principio convertido en valor). Los Principios se conocen (o no, porque son algo externo a la persona); los Valores se tienen, y se expresan en pensamientos, emociones o conductas.

Los principios (valores) pueden tener una relación jerárquica, o están al mismo nivel:

- La Justicia está en un nivel superior a la Lealtad que le debemos a un amigo

- Siendo la Libertad un principio universal, un principio jurídico que lo ampara es el de "Indubio pro reo" ("ante la duda, a favor del acusado": el fiscal o agente estatal equivalente debe probar la culpa del acusado y no este último su inocencia; la norma será: "En caso de que no se pueda demostrar la culpa del acusado, se mantendrá la consideración de inocencia y se le concederá la libertad".

- La Tolerancia nuestra hacia otro está al mismo nivel que el Respeto que el otro nos ha de tener.

Arbitrariedad de la moral

Teniendo en cuenta estas definiciones, es fácil entender que la moral es arbitraria, en tanto que depende de períodos temporales, lugares, y grupos sociales o ideológicos, y no está fundada en una reflexión profunda acerca de la naturaleza humana. Al final, lo moral resulta en un "porque sí": porque lo dice tal líder, porque lo dice tal libro, o porque lo dicen los demás; en la biografía personal, será siempre muy importante la mentalidad de los padres, como se pone en evidencia en la Psicoterapia Online (ver Ética primaria). El sustrato moral se completa con el deseo de poder, de riqueza, de control sexual, o el sadismo.

La moral contradice la ética (moral sin ética)


Moral cristiana

En sociedades tradicionalmente cristianas, el Superyó tiende a ser "moralista", siendo algo natural que su criterio entre en conflicto con criterios éticos:

- Si un marido le es infiel a su mujer, es una actitud falta de ética. Porque hay mentira, y, de saberlo ella, podría decidir libremente no seguir con él. O sea, la libertad de la mujer queda mermada/manipulada con la mentira. Sin embargo, tener relaciones sexuales fuera del matrimonio es inmoral en todo caso, según la moral católica. A pesar de que, en parejas abiertas donde resulta de un acuerdo de vínculo, sería éticamente intachable.

- Al parecer, y dentro de la percepción cristiana del dios bíblico, éste ser superior encarnaría la idea de la Moral. Sin embargo, desde el punto de vista ético, podría uno no saber exactamente qué hacer con él..., porque no queda nada claro, para una mente sin prejuicios, atribuirle encarnar el bien o el mal; es otro de los "misterios" de la fe cristiana. Vean de qué forma tan prepotente y poco amorosa se presenta el dios bíblico: "Ved ahora que yo, yo soy, y no hay dioses conmigo; yo hago morir, y yo hago vivir; yo hiero, y yo sano; y no hay quien pueda librar de mi mano. Porque yo alzaré a los cielos mi mano, y diré: Vivo yo para siempre. Si afilare mi reluciente espada, y echare mano del juicio, yo tomaré venganza de mis enemigos, y daré la retribución a los que me aborrecen. Embriagaré de sangre mis saetas, y mi espada devorará carne; en la sangre de los muertos y de los cautivos, en las cabezas de larga cabellera del enemigo." (Deuteronomio 32:39-42). En "Drunk with Blood: God's Killings in the Bible" (2010), y en su página web Embriagaré de sangre: matanzas de Dios en la Biblia, Steve Wells recopila todos los asesinatos que se pueden atribuir al dios bíblico, llegando a una estimación de 25 millones de muertes. Esto supone que sería el segundo mayor genocida de la historia humana, sólo superado por Mao Zedong (78 millones de personas asesinadas entre 1943 y 1976). A Joseph Stalin se le atribuyen 23 millones de asesinatos entre 1922 y 1953, y a Adolf Hitler 17 millones de muertes en sólo 11 años (1934 a 1945).

Resulta igual de impactante cómo al muy malvado Satanás sólo se le podrían atribuir un máximo de 60 muertes, y éstas en complicidad con dios, cuando matan a los hijos de Job y sus esclavos (Job 1:1-19)

Ver Homosexualidad e Iglesia Católica


Moral totalitaria

La transmisión de la moral nazi, centrada en crear soldados a su medida, empezaba en las escuelas. Fíjense en estos problemas de matemáticas de libros de texto de Primaria:

- "Un loco cuesta cada día 4 marcos, un inválido 5'5 marcos, un criminal 3'5 marcos. En muchos casos, un funcionario no cobra más que 4 marcos, un empleado 3'6 marcos, un aprendiz 2 marcos. Calculad cuánto cuestan anualmente los 300000 locos y epilépticos de Alemania. ¿Cuánto se ahorraría el estado si estos individuos fueran eliminados? ¿Cuántos préstamos de 1000 marcos podríamos conceder a matrimonios jóvenes si pudiéramos economizar ese dinero?".

- "Para la edificación de un manicomio se necesitan 6 millones de marcos ¿Cuántas casas residenciales, a 1.500 marcos, cada una se hubieran podido construir en lugar del manicomio?".

Ver Karl Adolf Eichmann (Teniente Coronel de las SS nazi)

En el mundo de la ficción tenemos un referente perfecto en la impresionante obra "1984" (novela de George Orwell publicada en 1949, y película de Michael Radford estrenada en 1984), inspirada en la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial, con las dictaduras fascistas y stalinistas. En ella, Winston Smith, un proletario con un lúcido sentido ético, es torturado por O'Brien (miembro de la aristocracia del Partido y Estado totalitario Ingsoc, interpretado magistralmente por Richard Burton en la película), hasta el extremo de doblegar su resistencia mental.

Durante el tiempo en que es torturado con descargas eléctricas, se produce este famoso y terrible diálogo:

¿Recuerdas haber escrito en tu Diario: "la libertad es poder decir que dos más dos son cuatro?". , dijo Winston. O'Brien levantó la mano izquierda, con el reverso hacia Winston, y escondiendo el dedo pulgar extendió los otros cuatro. ¿Cuántos dedos hay aquí, Winston? Cuatro. ¿Y si el Partido dice que no son cuatro sino cinco? Entonces, ¿cuántos hay? Cuatro. [Continúa la tortura]

¿Cuántos dedos, Winston? ¡Cinco! ¡Cinco! ¡Cinco! No, Winston; así no vale. Estás mintiendo. Sigues creyendo que son cuatro. Por favor, ¿cuántos dedos? ¡¡Cuatro!! ¡¡Cinco!! ¡¡Cuatro!! Lo que quieras, pero termina de una vez. Para este dolor. [Ahora estaba sentado en el lecho con el brazo de O'Brien rodeándole los hombros.]

Tardas mucho en aprender, Winston, dijo O'Brien con suavidad. No puedo evitarlo, balbuceó Winston. ¿Cómo puedo evitar ver lo que tengo ante los ojos si no los cierro? Dos y dos son cuatro. Algunas veces sí, Winston; pero otras veces son cinco. Y otras, tres. Y en ocasiones son cuatro, cinco y tres a la vez. Tienes que esforzarte más. No es fácil recobrar la razón. [Continúa la tortura de descargas hasta que Winston asegura no saber si hay cuatro, cinco, seis, o cualquier otro número de dedos]

Estás mejorando. Intelectualmente estás ya casi bien del todo. Sólo fallas en lo emocional. Dime, Winston, y recuerda que no puedes mentirme; sabes muy bien que descubro todas tus mentiras. Dime: ¿cuáles son los verdaderos sentimientos que te inspira el Gran Hermano? Lo odio. ¿Lo odias? Bien. Entonces ha llegado el momento de aplicarte el último medio. Tienes que amar al Gran Hermano. No basta que le obedezcas; tienes que amarlo. Empujó delicadamente a Winston hacia los guardias. Habitación 101, dijo.

El punto de inflexión de la tortura adoctrinante es traicionar a su querida Julia, deseándole, a ella en vez de a él, la tortura de la jaula de ratas en la habitación 101 (utilizada para destruir en la mente de cada persona aquello que le impide amar al Gran Hermano, o acabar con un vínculo afectivo más intenso). Una vez que Winston "sana", según los criterios morales del Partido, es ejecutado de un tiro en la cabeza:

Los camareros volvían a su trabajo. Uno de ellos acercó la botella de ginebra. Winston, sumergido en su feliz ensueño, no prestó atención mientras le llenaban el vaso. Ya no se veía corriendo ni gritando, sino de regreso al Ministerio del Amor, con todo olvidado, con el alma blanca como la nieve. Estaba confesándolo todo en un proceso público, comprometiendo a todos. Marchaba por un claro pasillo con la sensación de andar al sol y un guardia armado lo seguía. La bala tan esperada penetraba por fin en su cerebro.

Contempló el enorme rostro. Le había costado cuarenta años saber qué clase de sonrisa era aquella oculta bajo el bigote negro [El retrato del Gran Hermano. ¡Aquél era el coloso que dominaba el mundo! ¡La roca contra la cual se estrellaban en vano las hordas asiáticas!]. ¡Qué cruel e inútil incomprensión! ¡Qué tozudez la suya exilándose a sí mismo de aquel corazón amante! Dos lágrimas, perfumadas de ginebra, le resbalaron por las mejillas. Pero ya todo estaba arreglado, todo alcanzaba la perfección, la lucha había terminado. Se había vencido a sí mismo definitivamente. Amaba al Gran Hermano. FIN

Moralidades en contradicción

En una misma época, los principios morales de religiones diferentes, e incluso de raiz histórica y fuente doctrinal común (el Cristianismo y la Biblia) entran en contradicción unos con otros:

- Dentro de la moral cristiana católica son lícitas las imágenes religiosas de las iglesias y las procesiones de la Semana Santa. Para los cristianos evangélicos son una aberración, y su argumento bíblico es contundente, puesto que es nada menos que el 2º Mandamiento bíblico original: "No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos." (Éxodo 20:4-6). En el catecismo católico este mandamiento está suprimido, y compensado con la división artificiosa del 10º (No codiciarás nada de tu prójimo), añadiendo la prohibición del deseo adúltero, contenida originalmente en aquel.

- Comer carne de cerdo, sin necesidad, es inmoral en el Islam. En cambio, para muchos católicos, su percepción del cerdo se acerca a lo "sagrado", en especial en su versión jamón. Sin embargo, no deja de ser curioso cómo en el Antiguo Testamento estaba muy claramente proscrito comer cerdo, y aun tocar su cuerpo muerto, considerándose un animal inmundo (Levítico 11:7, Deuteronomio 14:8). En cambio, en el Nuevo Testamento, el dios bíblico parece que cambió de opinión, expresándose además de una forma extrañamente divina, cuando Pedro entra en éxtasis y tiene una visión, acompañada de una voz: "Levántate, Pedro, mata y come. Entonces Pedro dijo: Señor, no; porque ninguna cosa común o inmunda he comido jamás. Volvió la voz a él la segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo llames tú común..." (Hechos 10:13-16).


Insensibilidad moral

La moral predispone a ser sensible a determinados hechos de la realidad, e insensible a otros, lo cual es un ejemplo perfecto de la Influencia social en general (ver La Conformidad y La Obediencia), y del pensamiento en particular, en la afectividad (ver Esquema teórico). Hasta tal punto existe esta influencia, que las sociedades y las personas pueden perder el contacto con su emocionalidad más básica y sana, y determinarse una invisible patología social y/o individual, que pudiera tener consecuencias externas asimilables a la Ponerocracia o la psicopatía. A nivel de sociedad, podemos encontrar muchos casos de líderes psicópatas que contaminan mórbidamente la afectividad del resto de la población, moldeándola “a su imagen y semejanza”.

Los representantes de la moral, y sus seguidores, justifican la insensibilidad, y la actitud respecto a las víctimas, basándose en diferentes argumentos emocionales, carentes de ética:

- Revelaciones divinas (libros considerados sagrados, como la Biblia): percibir como algo normal y necesario las matanzas de “Dios” en la Biblia. Ver Moral cristiana

- Pánico moral (los líderes morales reaccionan ante un grupo minoritario o subcultura con intolerancia y violencia, al considerarlos una amenaza para la sociedad): la caza de brujas al comienzo de la Edad Moderna.

- Superioridad de raza: la conquista y explotación de otros pueblos (por ejemplo, la Conquista de América), la esclavitud legal (ver Solomon Northup, “Doce años de esclavitud”), el holocausto judío (ver Karl Adolf Eichmann, Teniente Coronel de las SS nazi).

- El destino del pueblo: la expansión territorial nazi hacia el este de Europa para ampliar el “espacio vital” (Lebensraum).

- Representación de Dios en la tierra ("profetas"): el abuso sexual y las violaciones en la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, con unos 10000 miembros, dirigida desde la cárcel por Warren Jeffs, el “Profeta del Diablo”.

- Superioridad de especie (la explotación y matanza animal): el Especismo (“una discriminación moral basada en la diferencia de especie animal”; término creado en 1970 por Richard D. Ryder, psicólogo, filósofo, y activista británico por los derechos de los animales).

La vacuidad de la dictadura moral se pone de manifiesto en la incongruencia que pueden vivir, y viven, muchos niños antes de que concluya su adoctrinamiento moral:

- Los niños aman a los animales; sin embargo, la sensibilidad que sienten hacia ellos se compartimentará paulatinamente hasta enfocarse sólo en ciertos tipos de animales, como los animales de compañía. Apenas se van dando cuenta de que les encantan los cerditos de Peppa Pig (serie de dibujos animados), a la vez que van adquiriendo un gusto aprendido por el jamón, que se convertirá en un manjar exquisito. Ver Coherencia externa, último ejemplo

Para evitar la resistencia afectiva al adoctrinamiento, y mantener inefectiva la sensibilidad natural (especialmente de los niños), los poderes públicos y las empresas manipulan la percepción de la población, ya sea con falsedad, ya sea con censura:

- Los nazis presentaban montajes manipulados de alegres filmaciones de judíos en los campos de concentración (la insensibilidad moral ya se había extendido, porque, en todo caso, serían unas condiciones “benéficas” en una comunidad de personas privadas injustamente de libertad).

- Ausencia completa de divulgación social acerca de las condiciones de vida y la matanza de los animales de granja (es muy normal que una persona, a lo largo de su vida, no tenga contacto alguno con una realidad tan “normal” como terrible). iAnimal (“la máquina de la empatía”) es un proyecto de realidad virtual desarrollado por Igualdad Animal, que permite al espectador percibir, a través de una tecnología inmersiva, cómo es la vida de los animales de granja, "la perversión de un sistema en el que los animales son simple mercancía" (Javier Moreno, director internacional de la organización).