Estrategias de afrontamiento

   Son esquemas mentales intencionales de respuesta (cognitiva, emocional o conductual) dirigidos a manejar (dominar, tolerar, reducir, minimizar) las demandas internas y ambientales, y los conflictos entre ellas, que ponen a prueba o exceden los recursos de la persona.


 
Variabilidad interindividual


   Hay enormes diferencias en cómo diferentes personas vivencian y afrontan un mismo conflicto, problema, situación, suceso, o acontecimiento vital más o menos grave y estresante. Aunque, si se fijan bien, y se dan cuenta de la ligereza de ésta afirmación, tendrán buena parte de la respuesta a la variabilidad en el afrontamiento: los hechos que se enfrentan son únicos, nunca se repiten, ni espacio-temporalmente, ni en el protagonista de ellos (incluso si se trata de la misma persona)

   La vivencia de estrés es una experiencia subjetiva de sobrecarga (física, emocional, cognitiva) frente a una situación que rompe la estabilidad, y se prolonga en el tiempo (ver El Estrés)


 
Valoración

  Ante un suceso potencialmente estresante, el individuo realiza dos tipos de valoraciones (Lazarus y Folkman, 1986)

Napoleón cruzando los Alpes (Jacques-Louis David).jpg

      Primaria

   Consistente en analizar si el hecho es positivo, neutro o negativo y, además, valorar las consecuencias presentes (daños o pérdidas) y/o futuras (amenaza futura) del mismo, y el grado de reto potencial.


    Secundaria

   En segundo lugar, se produce una valoración secundaria en la que el objeto de análisis son los recursos y las capacidades del organismo para afrontarlo (evaluación de los recursos y opciones de afrontamiento) y serán los que con más probabilidad susciten reacciones de estrés.


   Un suceso (interno o externo) es estresante en la medida en que el sujeto lo perciba o lo valore como tal (considerando las presiones primarias percibidas, y los recursos de afrontamiento que se consideran disponibles y activables), sean cuales sean las características objetivas del mismo.

   Lo que para una persona pudiera ser un obstáculo peligroso o insalvable, para otra pudiera ser parte de un ejercicio habitual (piense en las vallas de atletismo: mientras para una persona corriente sería todo un reto conseguir saltar una de ellas, el corredor de vallas simplemente “las pasa” pensando en rebajar su marca de 110 m/vallas)

   La muerte del cónyuge suele suponer un profundo golpe emocional, pero para algunos pocos resulta una bendición... En éstos casos, a los 30 días de la muerte del cónyuge, un 88 % de las personas que enviudan se sienten tristes, pero sólo un 35 % presenta una depresión diagnosticable con criterios operativos estrictos (Wortman y Silver, 1989)

   Según la teoría de Kübler-Ross (1969), las personas pasan por cinco fases cuando saben que van a morir: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Pero las investigaciones realizadas al respecto han demostrado que, incluso para la propia muerte, hay mucha variación de persona a persona y que el apoyo empírico para la existencia de estas fases es muy endeble (Wortman y Silver, 1987 y 1989)


  
Determinantes del afrontamiento (factores moduladores)

   Influyen en la preferencia o en la elección de las estrategias de afrontamiento.


  
Personalidad

   La personalidad determina un “estilo de afrontamiento”, y es un evidente determinante del afrontamiento (McCrae y Costa, 1986)


   Búsqueda de sensaciones (Zuckerman, 1974)

   Las personas “buscadoras de sensaciones”, según la Escala de Búsqueda de Sensaciones, son individuos a los que no les importa tomar riesgos (hacer puenting, probar drogas, tener viajes de aventuras o vivir experiencias inusuales) y, por lo tanto, parecen tener una mayor tolerancia a la estimulación, el riesgo y los estresores que otras personas (Vazquez C., Crespo y Ring, 1992)


  
Sensación de control

   Una de las variables más importantes que modulan los efectos de un estresor potencial es la sensación de control sobre el mismo. Multitud de investigaciones experimentales con animales y humanos han demostrado que la pérdida de sensación de control constituye un elemento crucial etiológico de la depresión y otros trastornos emocionales. El modelo de depresión de la desesperanza o indefensión aprendida (ver La Depresión/Depresión reactiva) propone que inevitablemente se desarrollará un estado depresivo cuando una persona perciba que no dispone de ninguna estrategia, ni ahora ni el futuro, para cambiar una situación aversiva personal (Sanz y Vázquez, 1995; Seligman,1983), o cuando el individuo considera que absolutamente ningún modo de afrontamiento va a ser eficaz para controlar una situación negativa (Avía y Vázquez, 1998)


  
Optimismo

   Consiste en una expectativa generalizada de que los resultados serán positivos. Las personas con una actitud optimista parecen manejar mejor los síntomas de enfermedades físicas como, por ejemplo, cáncer o cirugía cardíaca (Scheier y Carver, 1992) y esto parece deberse a que las estrategias de estas personas suelen estar centradas en el problema, la búsqueda de apoyo social y buscar el lado positivo de la experiencia estresante. Por el contrario, las personas pesimistas se caracterizan más por el empleo de la negación y el distanciamiento del estresor, centrándose más en los sentimientos negativos producidos por el estresor (Avía y Vázquez, 1998)


  
Otras variables

   Aunque se han propuesto muchas otras variables psicológicas que pudieran afectar la eficacia del afrontamiento (sentido del humor, sensación de coherencia de la propia vida, inteligencia, no tomarse las cosas muy en serio, etc..) ninguna de ellas ha sido objeto de una investigación profunda. No obstante, parece cada vez emerger más claramente un patrón de personalidad proclive a la buena salud y caracterizado por el optimismo, sensación de control y capacidad de adaptación (Taylor, 1991)

   Algunos estudios (Lazarus y Folkman, 1986; Moos y Shaefer, 1993; Thoits, 1995) enfatizan que las habilidades sociales constituyen un recurso determinante del afrontamiento debido al papel de la actividad social en la adaptación humana. Para Lazarus y Folkman (1986) estas habilidades se refieren a la capacidad de comunicarse y actuar con otras personas, facilitando la resolución de los problemas en cooperación social.


   
Medio social

   Los factores del medio social juegan un importante rol (Moos y Shaefer, 1993) Lo cual es perfectamente lógico si se tiene en cuenta la influencia de la cultura y del marco legal en la mentalidad y conducta de los miembros de determinada sociedad.


  
Proceso de socialización

   Carver, Scheier y Weintraub (1989), por su parte, asumen que la preferencia en el uso de estrategias de afrontamiento se debe más bien a factores situacionales como el proceso de socialización. Dentro de una determinada sociedad hay, claro está, una amplia variabilidad en la forma de ser y actuar de sus miembros, y, en este caso, nos referimos a las personas que van a influenciar el desarrollo del niño, en especial los padres.


  
Naturaleza de la situación

   La naturaleza de la situación (suceso estresante) a afrontar (Billings y Moos, 1981; Lazarus y Folkman, 1986) y la actuación de otros factores estresantes simultáneos (por ejemplo, una relación difícil de pareja, dificultades económicas o enfermedades crónicas)


  
Recursos de afrontamiento


  
Recursos materiales

   Disponibilidad de tiempo, educación, dinero, nivel (calidad) de vida, etc. Por ejemplo, tener dinero permite disponer de determinados recursos para afrontar una situación problemática, o puede amortiguar los potenciales efectos de un estresor (por ejemplo, ser despedido del trabajo)


  
Apoyo social

   El apoyo social hace referencia a sentirse querido, protegido y valorado por otras personas cercanas en quien poder confiar (pareja, familiares o amigos) No es tanto la red social “física”, o número de personas cercanas disponibles (los efectos del apoyo social parecen no ser acumulativos), como el apoyo percibido por parte de la persona (tener un amigo íntimo es mejor que tener muchos amigos o conocidos) y que el individuo sepa y esté dispuesto a extraer de modo efectivo el apoyo que necesita de otros (Dunkel-Schetter y cols., 1987) Los animales domésticos también pueden ser un elemento más de la red de apoyo (Culliton, 1987)

   Investigaciones con humanos y animales indican que la existencia de un apoyo social efectivo es un amortiguador del estrés (Barrera, 1988) y favorece la salud:

   - Disminuye la probabilidad general de presentar enfermedades: por ejemplo, herpes, infarto de miocardio, complicaciones durante el parto o trastornos psicológicos diversos, como episodios depresivos en personas vulnerables (Brown y Harris, 1978)

   - Acelera la recuperación y reduce las tasas de mortalidad, aunque aún no se conocen con exactitud los mecanismos psicobiológicos que operan estos cambios (House y cols., 1988)

   Por ejemplo, en un estudio longitudinal efectuado con 7000 residentes adultos de Oakland, condado de Alameda, California (Berkman y Syme, 1979), se demostró que una mayor tasa de contactos sociales estaba ligada a una mayor supervivencia, tras un seguimiento de 9 años, tanto en varones (2,3 años) como en mujeres (2,8 años), controlando la influencia de otros factores (nivel socioeconómico, salud autopercibida, o hábitos de salud) Las personas con niveles más bajos de apoyo social tenían una probabilidad de morir, durante ese período, casi tres veces superior a la de aquellos con una mayor vinculación social.

   Como recurso o estrategia de afrontamiento (por ejemplo, hablar con un familiar o amigo de un problema), es uno de los mecanismos que la gente valora como más eficaces para afrontar situaciones emocionales difíciles (Folkman y cols., 1986; Vázquez y Ring, 1992, 1996), siendo utilizado más por mujeres que por hombres (18 % frente a un 11 %, Stone y Neale, 1984) Aunque la mayor parte de la investigación se ha centrado en el problema (es decir, buscar consejo, información, vías de solución, etc.) no cabe duda de que este procedimiento también sirve como una importante fuente de apoyo emocional (alivio, empatía y ayuda física)


   Estilos de afrontamiento


   Son aquellas predisposiciones personales para hacer frente a diversas situaciones y son las que determinarán el uso de ciertas estrategias de afrontamiento, así como su estabilidad temporal y situacional. Por ejemplo, algunas personas tienden, casi de forma invariable, a contarle sus problemas a los demás, mientras que otras se los guardan para sí mismos.

   Una clasificación discrimina entre estilo de afrontamiento activo/pasivo-evitativo y adaptativo/desadaptativo (Carver, Scheier y Weintraub, 1989)

   Hay personas con un estilo confrontativo (activo, vigilante), que buscan información o actúan directamente ante cualquier problema, mientras que otras tienen una tendencia evitadora (pasiva, minimizadora) En general, el afrontamiento activo es adaptativo, y el evitativo es desadaptativo; sin embargo, hay situaciones en que la “actividad” es desadaptativa, o la “pasividad” adaptativa, según su efectividad ante determinada situación. El estilo confrontativo es más efectivo cuando existe un suceso amenazante que se repite, o persiste, a lo largo del tiempo (por ejemplo, solventar situaciones de tensión continua laboral), y es útil para anticipar planes de acción ante riesgos futuros, aunque puede que tenga un coste mayor en ansiedad. El estilo evitador puede ser más útil para sucesos amenazantes a corto plazo (por ejemplo, un robo con intimidación) No obstante, los estudios longitudinales señalan que, a la larga, el estilo evitativo suele ser ineficaz para manejar circunstancias vitales complicadas (Holahan y Moos, 1987)


   La mayoría de los estudios sobre afrontamiento (Lazarus y Folkman, 1986; Moos, 1988; Carver, Scheier y Weintraub, 1989; Páez Rovira, 1993; Galán Rodríguez y Perona Garcelán, 2001) concuerdan en determinar 3 tipos generales de estrategias (dominios) de afrontamiento, que se corresponderían a otros tantos estilos de afrontamiento:


   
Afrontamiento cognitivo


   Buscar un significado al suceso (comprenderlo), valorarlo de manera que resulte menos aversivo, o enfrentarlo mentalmente (01. Aceptación 02. Autoanálisis 03. Humor 04. Poder mental 05. Preocupación 06. Reestructuración mental 07. Reevaluación positiva)


   
Afrontamiento afectivo


   Centrarse en mantener el equilibrio afectivo, o aminorar el impacto emocional de la situación estresante (08. Agresión pasiva 09. Aislamiento 10. Apoyo social 11. Autocontrol 12. Catarsis 13. Escape/evitación 14. Supresión)


   
Afrontamiento conductual


   Afrontar la situación estresante de forma directa, a través de un proceso que optimice el resultado, o bien no reaccionar de ninguna manera, ni empleando ninguna estrategia de las anteriores (15. Afrontamiento directo 16. Anticipación 17. Autoafirmación 18. Falta de afrontamiento 19. Planificación 20. Postergación)


   Por ejemplo, ante una ruptura matrimonial, uno puede acudir a los abogados, llamar a amigos para buscar soluciones, etc. (estrategias dirigidas a solucionar el problema), pero también cabe salir más de casa para no sentirse tan mal, intentar no pensar en los años pasados, etc. (estrategias dirigidas a aliviar el malestar que produce la situación)

   A veces, el empleo de una estrategia de solución de problemas tiene por sí misma repercusiones favorables en la regulación emocional. Por ejemplo, si alguien presenta una denuncia por observar basura en su barrio, esto puede ser una estrategia eficaz para solucionar el problema y, a la vez, reducir su ira o malestar. Pero puede suceder lo contrario. Por ejemplo, una estrategia aparentemente eficaz para la regulación de la ira (por ejemplo, dar un grito a una persona), puede dejar el problema tal como estaba e incluso crear otros nuevos (por ejemplo, rechazo por parte de la otra persona)

   El uso de unas estrategias de afrontamiento u otras depende también de la naturaleza del estresor y las circunstancias en las que se produce. Las situaciones en las que se puede hacer algo constructivo favorecen estrategias focalizadas en la solución del problema, mientras que las situaciones en las que lo único que cabe es la aceptación favorecen el uso de estrategias focalizadas en las emociones (Forsythe y Compas, 1987) En general, un afrontamiento óptimo requiere la capacidad de usar, de forma flexible, múltiples estrategias.


Estrategias de afrontamiento


   Se han ido sucediendo, a lo largo de las últimas décadas, los estudios destinados a descubrir cuales son las estrategias genéricas de afrontamiento: Rippere* (1977), Coyne y cols., (1981), WOC (Escala de Modos de Afrontamiento, de Folkman y Lazarus, 1985), Moos (1988), COPE (Inventario de Respuestas de Afrontamiento, de Carver, Scheier y Weintraub, 1989), CSI (Inventario de Estrategias de Afrontamiento, de Tobin, Holroyd, Reynolds y Kigal, 1989, adaptación española de Cano, Rodríguez y García, 2006), Frydenberg y Lewis (1996), CID* (Inventario de Afrontamiento de Depresión, de Vázquez y Ring, 1996) * Estos dos estudios analizan sólo cómo la gente afronta una situación anímica negativa.

   Aquí les aporto una integración y descripción de las estrategias que se han ido proponiendo por éstos diversos estudios (en algún caso hay nombres diferentes para lo que se puede considerar la misma estrategia), más alguna propuesta personal, tomando como criterio de orden los dominios de afrontamiento cognitivo, afectivo y conductual, haciendo caso omiso (respecto al orden) de la calificación activo/pasivo-evitativo, por ser poco precisa (basada en un “voluntarismo”, o bien en problemas simples ajenos a la complejidad real de la vida), teniendo en cuenta que habría que calificar una estrategia de una u otra forma en función de su efectividad para afrontar una determinada situación o problema.

   Imaginen, por ejemplo, una partida de ajedrez donde se llega a una posición (situación) muy compleja, que requiere, para su comprensión, un análisis profundo de variantes. Imaginen que, no obstante, el jugador al que le toca mover (que no es Viswanathan Anand, el genio hindú de prodigiosa intuición, actual campeón del mundo), realiza su movimiento en pocos segundos, con fuerte convicción y gesto desafiante, tras lo cual levanta la mirada buscando la complicidad de algún espectador, esbozando media sonrisa. Ésta conducta podría calificarse de “activa” por una persona no entendida en ajedez (correspondería a un afrontamiento directo) Sin embargo, como pueden imaginar, la seguridad subjetiva y la impulsividad conductual, no tendría en éste caso un final feliz. Es fácil comprender, para un aficionado al ajedrez, que aquí la respuesta más activa era el análisis exhaustivo de variantes, que implicaría autocontrol emocional, postergación de la respuesta, planificación y anticipación.


  
01. Aceptación (reconocer, respetar, tolerar)


   “Uno no se queja del agua porque está mojada, ni de las rocas porque son duras... La persona que se autorrealiza encara la naturaleza humana en sí mismo y en los demás de la misma manera en que el niño mira al mundo con ojos muy abiertos, inocentes y sin crítica, simplemente apreciando y observando lo que corresponde y sin discutir las cosas ni pretender que sean diferentes” (Abraham Maslow)

   “Cuando el cliente experimenta la actitud de aceptación que el terapeuta tiene hacia él, es capaz de asumir y experimentar esta misma actitud hacia sí mismo. Luego, cuando comienza a aceptarse, respetarse y amarse a sí mismo, es capaz de experimentar estas actitudes hacia los demás” (Carl Rogers)

   La actitud de aceptación (incondicional) implica una superación del amor condicionado (aceptación condicionada) de la infancia: “Te quiero si (a condición de que)...”. Ver en Lecturas La Aceptación


  
02. Autoanálisis (autoobservación, autocrítica)


   Reflexionar sobre los propios pensamientos, motivaciones, sentimientos y comportamientos, reconociendo la propia responsabilidad en el origen (ocurrencia), mantenimiento o manejo del problema (situación estresante), y actuar en base a ésta reflexión. La relajación o la meditación son técnicas que pueden optimizar éste análisis porque amplían el campo de conciencia.


   03. Humor


   El sentido del humor permite afrontar conflictos, o situaciones potencialmente angustiantes, de forma humorística, acentuando los aspectos cómicos o irónicos.

   En otros casos, una expresión de humor (por ejemplo, un chiste) es una formación de compromiso (forma que adopta lo reprimido para ser admitido en lo consciente, a semejanza del síntoma, los lapsus o los sueños) en la que se satisfacen, a la vez, el deseo inconsciente y las exigencias defensivas. Respecto a algunas personas, usted podría tener como primera impresión la de una permanente amabilidad y felicidad, porque siempre están riendo, pero ya saben, las apariencias engañan:

     - Una especie de risa falsa al final de cada frase, puede tener el efecto psicológico subliminal de decir al oyente, "Estoy realmente atemorizado por los conflictos, así que, por favor, no tome en serio todo lo que digo, no sea que se ofenda y se encare conmigo".

     - La risa puede encubrir un impulso agresivo: “Vaya, casi le derramo el café encima (seguido de una risa)”. Esta persona podría tener mucho resentimiento residual desde la infancia, por la forma en que los padres lo (mal)trataron, por lo que causar ahora sufrimiento a alguien proporciona una satisfacción inconsciente por las injusticias sufridas de niño. Así pues, su risa revela la verdad: estaría inconscientemente encantado de derramar el café sobre usted.


   04. Poder mental (J.M.M.V.)


   Esta propuesta incluye la estrategia “Apoyo espiritual”, donde el fenómeno más saliente es el de la sugestión (confiar en un curandero o líder espiritual, rezar y “Dejar que Dios se ocupe del problema”), y técnicas metafísicas que se centran directamente en el poder mental (el poder del pensamiento): Visualizaciones, Afirmaciones, Peticiones, Decretos u Oraciones.

   La Metafísica esotérica es la ciencia que va “más allá de la Física”, y que se ocupa de “lo invisible y sin forma”. Se divide en 3 campos de estudio: Ontología, que estudia el Ser (“Yo Soy”), Teología, que estudia a Dios en manifestación (“Yo Soy el que Soy”), y Gnoseología, que estudia el conocimiento en sí mismo (“Yo sé lo que Soy”)


  
05. Preocupación


   Se trata de una preocupación (improductiva) por la felicidad futura (“Preocuparme por lo que está pasando”), relacionada con la afectividad negativa (tendencia a estar angustiado, a preocuparse, al pesimismo, y a estados de infelicidad o depresivos) Ver Personalidad y enfermedad/Personalidad tipo D


  
06. Reestructuración mental (J.M.M.V.)


   Situarse en un contexto de ayuda, proyectada hacia un cambio positivo de la personalidad. El ejemplo más representativo es una Psicoterapia, ya sea online o presencial, que considere la realidad del Inconsciente. En el caso de que el cliente (quizás también el terapeuta) viva la psicoterapia únicamente como fuente de apoyo emocional, hablaríamos de Apoyo social


  
07. Reevaluación positiva


  
Modificar el significado de la situación estresante, especialmente atendiendo a los posibles aspectos positivos que tenga, o haya tenido (fijarse en lo positivo), que expresa optimismo, y una tendencia a ver el lado positivo de las cosas y considerarse afortunado. Por ejemplo, considerar el problema de forma relativa, y como un estímulo para el desarrollo personal.


  
08. Agresión pasiva


   Expresión de agresividad hacia los demás de forma indirecta y no asertiva. Muchas veces se da como respuesta a una demanda de acción o desempeño independiente, o a la falta de satisfacción de deseos de independencia, pero puede ser adaptativo para personas en situaciones de subordinación, donde la comunicación directa y asertiva está castigada, por lo que no es posible expresar asertividad de una forma más abierta (un subordinado respecto a su jefe, relaciones de abusos o maltrato)


  
Hostilidad o resentimiento latente hacia los demás (a menudo ira hacia el padre)


   Aquí la agresión pasiva se entiende como mecanismo de defensa, ya que la agresividad se ha desvinculado de su motivo o de su objeto, pudiendo haber conciencia o no del sentimiento (ver
Mecanismos de Defensa/Represión/Afecto)


  
Sumisión (educación, respeto, bondad) aparente

   - "Lo siento muchísimo, perdóname, pero es que el autobús llegó tarde" (sobre todo si lo dice una persona muy habituada a llegar tarde)


   Quejas y rechazo de ayuda (DSM IV TR)

   Expresión de quejas o demandas repetidas de ayuda (referidas a síntomas físicos o psicológicos, o problemas de la vida diaria), seguidas por el rechazo a cualquier sugerencia, consejo u ofrecimiento de ayuda.

   - Un cliente potencial de psicoterapia realiza la primera sesión, que es gratuita, en la que se recrea ampliamente, centrado en sus problemas, y más allá del tiempo establecido para una sesión de encuadre. Al final de la sesión, le dice al psicólogo que “se tiene que pensar” si hacer psicoterapia, porque la consulta está bastante lejos de su casa, y, a lo mejor, lo "único" que tiene que hacer es “quererse más a sí mismo”.


   09. Aislamiento (retirada social)


   Retirarse de la interacción social (respecto a familiares, amigos, compañeros y personas significativas), ya sea desde una necesidad positiva de afrontar los problemas desde la soledad, ya sea una huida de los demás por reserva (para que no conozcan su problema (“Guardar mis sentimientos para mi solo”), o ambas cosas.


   10. Apoyo social


   Acudir a otras personas cercanas (pareja, familiares, amigos), organizaciones (peticiones) o grupos (organizando o formando parte de ellos), o a profesionales (abogados, psicólogos, etc.), para buscar apoyo instrumental (por ejemplo, dinero), información, o apoyo emocional. Implica compartir los problemas con otros, pero sin tratar de hacerles responsables de ellos (sin culpar a los que nos ayudan o apoyan - Afiliación, DSM IV TR-)


   11. Autocontrol (control emocional)


   Esfuerzos para controlar y ocultar los propios sentimientos y respuestas emocionales.


   12. Catarsis (descarga emocional)


   Liberar las emociones, expresar los propios sentimientos y estados emocionales intensos (llorar, gritar, liberar la agresividad), puede ser eficaz para afrontar determinadas situaciones difíciles. A semejanza del método catártico psicoanalítico (descarga de las emociones - por ejemplo, llanto - vinculadas a un acontecimiento traumático inconsciente, a través de su vivencia en el presente), hablar, comunicar nuestras preocupaciones, expresar las emociones, tiene el efecto de reducir tanto la probabilidad de que se produzcan rumiaciones obsesivas, con el paso del tiempo, como de somatizar y de que aparezca un incremento en la actividad fisiológica (Pennebaker y Susman, 1988)

   Es curioso, aunque no sorprendente (por la fuerza expresiva de la palabra escrita, como queda demostrado por la efectividad de la Psicoterapia Online), que el uso de un diario, en el que se detallen por escrito las preocupaciones, mejora de manera significativa el funcionamiento inmunológico en diversas variables de los sujetos (Pennebaker y cols., 1988)


  
13. Escape/evitación (distanciamiento, desconexión cognitiva, evasión)


   Apartarse del problema, no pensar en él, o pensar en otra cosa, para evitar que afecte emocionalmente (“Saco el problema de mi mente”), empleo de un pensamiento irreal (o mágico) improductivo (“Ojalá hubiese desaparecido esta situación”), o de un pensamiento desiderativo (deseo de que la realidad no fuera estresante, fantaseando sobre realidades alternativas pasadas, presentes o futuras - esperanza -), realizar actividades como distracción (diversiones relajantes como ver televisión, oir música, leer un libro o tocar un intrumento musical; conductas de autocuidado, como arreglarse, vestirse bien, o hacer deporte; ordenar cosas, salir con amigos - o solo - a divertirse), o estrategias reductoras de tensión (paliativas) como comer, fumar, beber alcohol, o usar otras drogas o medicamentos.

   La retirada de la interacción con el mundo (retirada apática), en lugar de hacer frente a los problemas y retos con la adopción de acciones eficaces, es un componente clave de todas las adicciones. El sentimiento de falta de amor verdadero de los padres, lleva a recurrir (induce) a la autosatisfacción a través de sustancias (por ejemplo, drogas), conductas (por ejemplo, ludopatías), o el propio cuerpo (por ejemplo, adicción al sexo) con lo que se evita dar amor verdadero a otros.


  
14. Supresión


   Consiste en la evitación intencional de ideas, recuerdos (pensar en problemas), deseos, sentimientos, impulsos o experiencias que son desagradables (que producen malestar) Es un mecanismo consciente que tendría lugar a nivel de la “segunda censura”, que Freud sitúa entre el consciente y el preconsciente. Es una exclusión fuera del campo de conciencia actual, y donde desempeñan una función primordial las motivaciones morales. El contenido suprimido se convierte en preconsciente y no en inconsciente (es la acepción más frecuente, existente desde “La interpretación de los sueños”, 1900) El afecto no es transpuesto al inconsciente (no puede hablarse en rigor de afecto inconsciente), sino inhibido, abolido (sentido que se encuentra, sobre todo, en la teoría freudiana de la represión: sólo corresponde en el sistema inconsciente “... a un rudimento que no ha llegado a desarrollarse”)
Ver Mecanismos de Defensa/Represión/Afecto

   La vida en sociedad a veces requiere que el individuo aplace la satisfacción de sus necesidades. Una persona puede estar convencida de que, para evitar males mayores, debe postergar, quizá indefinidamente, la expresión de una conducta (verbal, motriz, etc.) y, por tanto, la satisfacción de la necesidad percibida que subyace a la misma.


   - Un ejemplo de supresión es cuando una persona inhibe pensamientos sexuales (hay una necesidad sexual percibida) cuando interactúa con compañeros de trabajo atractivos, para no poner en riesgo su puesto de trabajo, y, por tanto, su fuente de ingresos y su nivel de vida (que es un mal mayor)


  
15. Afrontamiento directo (confrontación)


   Afrontar directamente la situación mediante acciones directas, agresivas, o potencialmente arriesgadas.


  
16. Anticipación


   Anticipar problemas o situaciones conflictivas posibles, considerando las reacciones emocionales y las respuestas o soluciones alternativas. La idea es evitar un estado de preocupación (ansiedad) presente, e inmunizarse para una situación futura posible, a semejanza del objetivo preventivo de las vacunas; pero, en éste caso, sin nocividad posible, puesto que no alteran el cuerpo.


  
17. Autoafirmación (respuesta asertiva)


   Reacción que expresa directamente los pensamientos o sentimientos de forma no agresiva, coercitiva, ni manipuladora (asertividad)


  
18. Falta de afrontamiento (renuncia, desconexión comportamental)


   Refleja la incapacidad del sujeto para enfrentarse al problema, debido a la percepción de falta de control sobre el mismo, o a considerarlo irresoluble, y la tendencia a desarrollar síntomas psicosomáticos, o reacciones depresivas: “No tengo forma de afrontar la situación”.


  
19. Planificación (planeamiento)


   Pensar y estudiar el problema, analizando los diferentes puntos de vista u opciones, y desarrollar estrategias para solucionarlo


  
20. Postergación (refrenar el afrontamiento)


   Esperar hasta que aparezca la ocasión adecuada para actuar, postergar todo tipo de actividades hasta adquirir mayor y mejor información sobre la situación.

 

Última actualización el Jueves, 30 de Mayo de 2013 05:05
 
Psicoterapia Online: Todo es Mente, Powered by Joomla! and designed by SiteGround Joomla Templates